Historia de las Tres Culturas de Toledo

La ciudad de las Tres Culturas a través de su legado arquitectónico

La ciudad de Toledo es conocida por ser la ciudad de las tres culturas, sin embargo, sus orígenes se remontan mucho tiempo atrás, existiendo evidencias de pobladores carpetanos correspondientes a la Edad de Hierro. 

BOLSA DE TELA BLANCA CON ISOTIPO DE TRAVELBAGSCO.

Los carpetanos eran un pueblo enmarcado dentro de los celtiberos, cuya existencia fue relevante hasta la irrupción del Impero Romano en la península ibérica, a los mandos de Marco Fulvio Nobilior. 

La irrupción y permanencia del Imperio Romano en la península ibérica, propicio el desarrollo de diversas construcciones civiles y militares. Destacan tres monumentos, el Circo Romano, que fue construido a finales del Siglo I d.C, siendo de planta alargada y con capacidad para unos 20.000 espectadores, el puente de Alcántara, datado en el Siglo III d.C y el ya desaparecido acueducto, del que solo se conservan algunos arcos y muros. 

En el siglo VI d.C, tras la caída del impero romano, los visigodos, con el rey Leovigildo al frente, hacen de Toledo su capital, en la cual dejarán su impronta, que hoy puede verse en la parte de la muralla situada entre la puerta de los Doce Cantos y la Puerta de Alcántara, así como, en la ermita del Cristo de la Vega, que en la época era basílica donde se celebraban los concilios visigodos. 

En la zona de la Vega Baja, existen también algunos restos de asentamientos visigodos, aunque si algo ha de mencionarse de este periodo es la Cueva de Hércules, construida para ser un tanque de almacenamiento de agua para el abastecimiento de la ciudad. 

Aproximadamente en el año 711 d.C los musulmanes ponen fin a la permanencia de los visigodos en la urbe, convirtiendo a Toledo (Tulaytulah) en un importante centro de producción de artesanías y armas. Durante el extenso periodo que duró su permanencia, más de tres siglos, éstos dejaron magníficos ejemplos de arquitectura, como la Mezquita del Cristo de la Luz S. X d.C., correspondiente a la época califal. Los baños Islámicos del Cenizal y de Tenerías, con aguas a distintas temperaturas y la puerta de Bab-al-Mardum o de Valmardón, que en su momento dio paso a la Medina islámica. 

Los judíos dejaron también un gran legado, manteniendo presencia en la ciudad, tanto en la etapa musulmán como en el periodo cristiano. La Sinagoga de Samuel ha-Leví o del Tránsito es el edificio hispanojudío más importante de España, manteniendo el estatus de sinagoga hasta la firma del decreto de expulsión de los Reyes Católicos en 1492. 

Otra sinagoga importante es la de Santa María la Blanca, ubicada dentro del barrio judío y que se distingue del resto del casco histórico por constituir un entramado de puertas, callejas y pasajes que se comunicaban entre sí de forma radial. En el año 1085, Toledo es tomada por el Rey Alfonso VI, momento en que se constituye como capital del Reino de Castilla. En este periodo la urbe se gana el nombre de “Ciudad de las Tres Culturas”. 

En cuanto a las construcciones, la llamada Catedral Primada, de estilo gótico con una clara influencia francesa, data del año 1227, aunque la obra no finaliza hasta 1493, en segundo lugar, aparece el Monasterio de San Juan de los Reyes, cuya construcción fue ordenada por los Reyes Católicos, para celebrar el nacimiento de su hijo Juan y la victoria en la batalla de Toro contra los portugueses. También importante en este periodo, destaca la iglesia de Santo Tomé S. XII, lugar donde en la actualidad se haya el famoso cuadro de “El entierro del Conde Orgaz”. TEXTO TURÍSTICO INFORMATIVO.

🌿 ¿Confías en el valor de las palabras? Sí, convertimos textos en ventas para tu empresa a través de contenidos especializados en el sector turístico. Conoce todos los SERVICIOS DE REDACCIÓN TURÍSTICA que ofrecemos. Aporta valor añadido y marca la diferencia respecto a tus competidores en la industria turística.